La alergia

La alergia es una situación a la que todos estamos expuestos y que puede adoptar muchas y diferentes formas de espresarse.

Verano

Verano

En la época de verano se producen ciertas alergias estacionarias desarrolladas por las características del clima y de los hábitos que realizamos en esta época.

Según la OMS, se podrían evitar cada año 250.000 muertes por causas alérgicas en todo el mundo si la atención médica fuera más especializada. El libro Blanco de la Alergia 2011-2012 determina que actualmente existen alrededor de 300 millones de personas que sufren asma y otros cientos de millones rinitis. En realidad, los casos de alergia se han incrementado de forma notable a lo largo de las dos últimas décadas, sobre todo en la población infantil.

Aunque en verano disminuyen los pólenes respecto a la primavera y los ácaros también lo hacen debido al incremento de las temperaturas y a la disminución de la humedad, el cambio climático está produciendo un fuerte incremento de los casos de alergia. El medio ambiente tiene una relación directa con las alergias y más concretamente con el asma. El cambio climático viene dado por el aumento de la contaminación por CO2 y, como consecuencia, implica que suban las temperaturas. La contaminación y las temperaturas elevadas influyen en que cada vez más personas con predisposición a sufrir alergias respiratorias acudan a la consulta con síntomas.

En verano también se incrementan mucho las alergias alimentarias, así como las alergias a picaduras de insectos. Los perfumes y las ropas vistosas incrementan el riesgo de picadura, por lo que los alérgicos deberían taparse bien toda la piel para no atraerlas.

Recomendaciones

Durante las vacaciones de verano y durante las excursiones es importante que, si es alérgico, vaya donde vaya lleve siempre consigo un pequeño maletín en el que no debería faltar:
  1. Un antihistamínico.
  2. Un broncodilatador.
  3. Sus vacunas para la alergia.
  4. Un mapa y calendario polínico.
  5. Fichas de registro de síntomas y crisis.
  6. Una mascarilla.
Otros consejos son:
  1. Realizar las vacaciones en una zona libre de pólenes como, por ejemplo, la playa.
  2. Mantener cerradas las ventanillas cuando se viaja en coche.
  3. Tener filtros de aire acondicionado en el coche y renovarlos regularmente.
Importante
Será el Servicio de Alergología el que finalmente deba hacer un diagnóstico eficaz para poder instaurar un tratamiento que le permita controlar sus síntomas e incluso llegar a curar su alergia.


| Nota legal | 934 826 600 | 902 234 040 | comunicacio@agrupacio.es | www.agrupacio.es