Corporativa

Conozca la historia de una mutua aseguradora con más de 100 años y póngase en contacto con nosotros.

Quiénes somos

Quiénes somos

Los orígenes
El 12 de julio de 1902 fue fundada Agrupació del Comerç i de la Indústria en Figueres, con sesenta socios, organizada en forma de mutualidad de socorros mutuos sin ánimo de lucro. En el momento de su fundación, el objetivo social de la entidad, definido en el artículo 2 del Reglamento, era "reunir una cantidad entre todos sus individuos cada vez que se produzca la defunción de alguno de éstos, para entregarla a las personas allegadas del socio difunto".

Agrupació del Comerç i de la Indústria, junto con otras mutualidades de socorros mutuos, fue pionera del mutualismo moderno para dar respuesta a una situación de carencia de protección social en unos inicios del siglo XX en que España estaba muy lejos del ritmo de desarrollo europeo, en plena crisis de identidad por la pérdida de las últimas colonias y con una asistencia social y sanitaria, por parte de los poderes públicos, totalmente inexistente.

1921-1939
De 1921 a 1936 se vivieron una serie de experiencias que enseñaron a la entidad a hacer frente a las dificultades y que sirvieron para consolidarse ante un futuro que quedó interrumpido por la guerra. Pese a ésta, siempre se hizo un esfuerzo por mantener el funcionamiento normal de la entidad, aun cuando, en muchos momentos, esto no fue fácil ni posible. De 1936 a 1939, Agrupació cubrió los derechos generales de los socios, sin tener en cuenta el bando en el que habían estado.

1940-1959
De 1940 a 1959 se vivió una etapa de desequilibrio económico debido a la crisis generada por la guerra, pero paralelamente se tomaron medidas para conseguir incrementar el número de socios, las cuales dieron resultado. En 1958 se llegaba a los 50.000 socios.

La consolidación y el crecimiento definitivos
De 1960 a 1975 Agrupació se consolidó definitivamente como una gran mutua de previsión social pasando de 61.147 a 167.684 socios. Los años que van de 1976 a 1984 fueron de transición política para el país y también con la promulgación, en 1984, de la Ley de ordenación del seguro privado, para Agrupació, año en el que se superaron los 250.000 socios.

Esta Ley 33/84 de 2 de agosto exigió un determinado nivel de solvencia, que significó mantener unos fondos mutuales mínimos y unas reservas técnicas que cubrieran las prestaciones aseguradas. Estos requisitos supusieron el fin del viejo mutualismo y un nuevo periodo de transición y de transformación jurídica que se concretarán, en 1992, en unos nuevos Estatutos. La nueva personalidad jurídica como mutua de seguros y reaseguros a prima fija será ratificada por la asamblea extraordinaria de 1993 y aprobada por la Dirección General de Seguros en 1994.

S. XXI, fidelidad y modernidad
A finales del siglo XX, los cambios en la economía moderna exigieron a la Agrupació discernir los que eran puntos fundamentales del mutualismo y aquellos que el tiempo arrinconaba por obsoletos. Con el mantenimiento de los primeros y la superación de los segundos, se ha creado, a la entrada del siglo XXI, una mutua y un grupo asegurador plenamente capacitados para afrontar los nuevos retos, formado por más de 400.000 socios y clientes, a los cuales ofrece una extensa gama de servicios y de productos de previsión personal. Es la Agrupació de siempre, pero establecida con criterios profesionales y abierta a las demandas de los nuevos tiempos.
| Nota legal | 934 826 600 | 902 234 040 | comunicacio@agrupacio.es | www.agrupacio.es