Prevenciones

Aunque las alergias no pueden prevenirse de un modo uniforme y definitivo, sí que existen pautas y medidas que pueden retardar o reducir su aparición.

Generales

Generales

Generales

La alergia es pues una situación a la que todos estamos expuestos y que puede adoptar muchas y diferentes formas de expresarse.

La lucha contra la alergia se puede abordar desde el punto de vista del tratamiento directo de la enfermedad que provoque, pero también es muy importante saber que la prevención es fundamental a la hora de minimizar los riesgos y evitar complicaciones.

El médico de familia ayudará a centrar el problema, diagnosticar y tratar todos aquellos procesos que puedan ser controlados sin la necesidad de intervención especializada. También interviene en aconsejar en la prevención explicando conductas de evitación de riesgos y controlando que la evolución de la enfermedad sea la correcta.

Cuando el problema no puede ser abordado por el médico de familia o requiera de tratamientos especiales, éste aconsejará a su paciente que se ponga en manos de un especialista en alergología.

En muchos casos, la alergia llega a ser un problema importante que condiciona profundamente el bienestar y la salud de quien la sufre. El especialista será el que oriente, en éstos casos, la mejor forma de abordar el problema para solucionarlo o como mínimo minimizarlo al máximo.

Por último, en aquellas ocasiones en que la alergia adopta su forma más grave, aunque algunos de estos casos sobrevienen de forma dramáticamente rápida, existen síntomas que pueden alertar y así dar una oportunidad activando una urgencia médica o acudiendo rápidamente a un centro de Urgencias.

Éstos son algunos consejos para ayudar a evitar el alérgeno.

En alergias a ácaros
  1. Realizar limpiezas frecuentes con aspirador o bayeta húmeda.
  2. Recubrir con fundas no permeables a ácaros el colchón y la almohada.
  3. El dormitorio tendrá la mínima cantidad de enseres posibles, evitando cortinajes y tapicerías. No instalar moquetas.
  4. Evitar las estanterías con libros en el dormitorio.
  5. Lavar la ropa de cama y las fundas de colchones a más de 65ºC.
  6. Evitar por tanto temperaturas elevadas y humedad excesiva, dado que para su crecimiento resulta óptimo una temperatura de 20-30ºC y una humedad relativa de entre el 70-80%.
En alergias a pólenes
  1. Informarse de los niveles de polen diarios a través de la radio, TV o Internet.
  2. Evitar la estancia en parques, jardines y zonas de arbolado durante los meses de polinización.
  3. Mantener las ventanas cerradas por la noche para prevenir la entrada de polen.
  4. Reducir las actividades al aire libre.
  5. Permanecer el mayor tiempo posible dentro de casa en días de viento y durante los días de mayor concentración de pólenes.
  6. Usar gafas de sol al salir a la calle.
  7. Viajar en el coche con las ventanillas subidas.
En alergias a mohos
  1. Lo más importante es huir de los ambientes y las zonas húmedas, así como de los climas extremadamente cálidos.
En alergias a animales
  1. El único tratamiento efectivo es quitar el animal de la casa o evitar al máximo el contacto.
Otras medidas para evitar la exposición a diferentes tipos de alérgenos
  1. En el caso de alergia a medicamentos, la única actuación posible es evitar el fármaco responsable. En casos muy puntuales y sólo con algunos de ellos, se realizan pautas de desensibilización para conseguir una posterior tolerancia a dicha sustancia.
  2. En la alergia a alimentos, se debe prescindir de éstos y reemplazarlos por otros con cualidades nutricionales similares.
  3. Cuando se es alérgico al veneno de los insectos, entre otras normas, es muy aconsejable evitar vestidos de colores vistosos y la utilización de perfumes, cremas, etc. de olores intensos.

Agrupació dispone de un Servicio de Orientación Médica Telefónica al que se puede recurrir para consultar cualquier duda que pueda aparecer al respecto de las alergias o de cualquier otro problema de salud.

| Nota legal | 934 826 600 | 902 234 040 | comunicacio@agrupacio.es | www.agrupacio.es